Qué ver en París en Navidad y en cualquier época

Tras nuestra tercera visita a la ciudad del amor, de la torre Eiffel o, para nosotros, de la Plaza de los Vosgos y la St. Chapelle, decidimos incluirla, como todos los que han estado en ella, en nuestra lista de favoritas.Ir en diciembre nos permitió verla tal y como es: en las calles y cafeterías de Montmartre había, junto a los turistas, gente del barrio; en la plaza de los pintores se encuentraban, sorprendentemente, pintores de los que pintan y no sólo los que regentan chiringuitos para turistas; se podía andar por el Barrio Latino sin empujones; las calles de Le Marais estaban llenas de parisinos de compras navideñas; y el metro pasaba cada 2 minutos aproximadamente, lleno hasta los topes, eso sí. Todo ello adornado de Navidad en un 50 por ciento aproximadamente.

Plaza de los Vosgos, París

París es arte, literatura, música, cine y en general, historia. En cada rincón se encuentra un trocito de la historia política, del arte o de la literatura desde la Edad Media hasta nuestros días. Por ello, siempre hay excusas para volver, nosotros, sin duda, lo haremos.

Qué hacer y qué ver en París en cualquier época:
  • Aunque hay museos para todos los gustos aconsejamos los siguientes: Museo de Orsay, Museo de la Armada – Los Inválidos, Museo Pompidou, Museo de la Edad Media – Cluny y Museo del Louvre; éste último sólo y exclusivamente si se tiene muy claro qué se quiere ver y se determina de antemano el tiempo que se va a dedicar en el museo.
  • Otras dos visitas imprescindibles son las de Notre Dame y la Saint Chapelle que, aunque le han destrozado el piso de abajo, el de arriba sigue siendo simplemente alucinante. No tan obligatoria pero si aconsejable es la visita de la Ópera.
  • Desde Los Inválidos cruzar el río hasta la Plaza de la Concordia y, tras admirar los Campos Elíseos, tomar la Rue Royal hasta la Plaza de la Madeleine. Desde aquí llegar hasta la Ópera y luego a la plaza Vendôme; desde ésta enfilar hacia el Jardín de las Tullerías y por su paseo central alcanzar el palacio del Louvre.
  • Tomando como punto inicial el Arco de Triunfo, coger la avenida Kléber hasta Trocadero para contemplar la Torre Eiffel con los Campos de Marte a sus pies.
  • Utilizar las señales en el suelo de la plaza de la Bastilla para colocarse dentro y fuera de lo que fueron sus muros y revivir en la mente el comienzo de la revolución de 1789.
  • Dar un paseo y sentarse en un banco en la plaza de los Vosgos intentando adivinar cómo se le ocurrían historias tan dramáticas a Víctor Hugo viviendo en un sitio así.
  • Recorrerse a fondo el barrio de Le Marais, en especial, la rue Rosiers y la rue de Franc Burgeois, hasta el Pompidou.
  • Ver algunos escenarios de dos de nuestras películas favoritas ambientadas en París: en Montmartre podemos encontrar la frutería donde Amélie Poulain mete la mano en el saco de legumbres (rue des 3 Frères), la cafetería donde trabaja (rue Lepic) y el sex shop donde trabaja Nino (Bd de Clichy). Si encuentras alguna piedra suelta en París guárdala para el canal St Martin. En el barrio latino, desde las escaleras de la iglesia de Saint Etienne du Mont, podemos esperar el coche que nos trasladará a la época de nuestros sueños como a Owen Wilson en Midnight in Paris (leer opinión sobre la película)
  • Otro paseo imprescindible es el del Barrio Latino, desde el Panteón (donde puedes ver, además del péndulo de Foucault, las tumbas de personalidades como Víctor Hugo), hasta St. Michel, recorriendo bien las callejuelas de la zona de St Severin y Le Harpe y descansando en los Jardines de Luxemburgo.
  • Aunque seguro que en la Tour d’Argent o Maxims se come de vicio, nosotros nos decantamos más por la “crepe basquaise” de la Créperie de Cluny (rue Le Harpe) acompañada de un vaso de sidra natural, un confit de canard en la braserie Limonade (rue Dupetit-Thours) o la ya tradicional pita gyros comprada en el Barrio Latino y compartida con las palomas de Notre-Dame.
  • Al menos una vez en la vida, pagar 1,50 Euros para ir a los aseos que hay bajo la pirámide que da acceso al museo del Louvre para sentirse completamente fuera de lugar mientras un señor trajeado te abre la puerta del cubículo donde está el inodoro.

Qué hacer y qué ver en París en Navidad 
  • Pasear por los mercadillos de los Campos Elíseos, Trocadero y el Sacre Coeur en Montmartre.
  • Degustar vino caliente con especias, evitando el de Montmartre que es garrafón puro, y a ser posible mojando en él el pan de especias de Alsacia. Se puede adquirir todo en el mercadillo de los Campos Elíseos.
  • Ver el árbol de Navidad frente a Notre Dame, tanto de día como de noche.
  • Entrar en Notre Dame sobre las 8 de la tarde para contemplar el Belén y las proyecciones de cuadros navideños prácticamente a oscuras y al olor del incienso.
  • Pasear por la zona del Hôtel de Ville de noche.
  • Para los que no tengan vértigo, subirse en la noria de la Plaza de la Concordia.
  • Aprovechando el obligado paseo por el barrio de Montmartre (desde el metro Abbesses hasta la Plaza del Tertre, el Sacre Coeur, el Lapin Agile, el Moulin de la Galette y el Moulin Rouge), realizar a pie el tramo desde la parada de metro de Blanche a la de Pigalle para descubrir las decoraciones navideñas de los sex shops de la zona.
  • Tomarse algo calentito en el Café des Deux Moulins e intentar imaginar la vida de los no turistas que pasan la tarde allí.
  • Ver la Torre Eiffel con sus luces navideñas desde la pista de patinaje sobre hielo de Trocadero.

2 comentarios:

  1. Hola! Muy buena la entrada, también es mi ciudad favorita del mundo, aunque prefiero la plaza de la Concorde, es cierto qeu la de los Vosgos es mágica...

    Te dejo una entrada de mi blog "París muy barato" a ver que te parece

    http://yonomada.blogspot.ae/2012/12/paris-muy-barato.html

    Saludos viajeros desde los Emiratos!

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por tu comentario y por el enlace a tu post, acabamos de leerlo y ¡está genial! Te dejamos un comentario ahora mismo :)

    ResponderEliminar