Viajar en Navidad

Desde que las hojas de los árboles se vuelven amarillas hasta el mismo día de Navidad, es uno de los mejores momentos del año para conocer una ciudad.


En esta época puedes hacerte una idea de cómo es una ciudad de verdad, con sus habitantes y, por supuesto, sus turistas también. Puedes ver cómo es su día a día fuera del periodo vacacional. Puedes sentir, o sufrir, el clima de la mayor parte del año. Y puedes comprobar cómo funciona su sistema de transporte público en realidad, cuando la gente va a trabajar, de compras…

Si, además, le sumas el estado de ánimo que generalmente tiene la gente en Navidad, lo que descubres en sólo 4 días en una ciudad hace que se convierta en un flechazo si es tu primera vez en ella o que le perdones todos sus posibles defectos y le declares amor eterno si es tu segunda, tercera o incluso cuarta visita.

En Un día en el polo hemos aprovechado el puente de diciembre durante varios años para conocer varias ciudades y de las que hemos escrito los siguientes artículos:

Además, también hemos cambiado de año fuera de casa:

Artículo relacionado:

No hay comentarios:

Publicar un comentario