Un día en Pingyao

Pasamos un día entero en Pingyao, un precioso pueblo medieval chino que se alza entre el verde de sus alrededores con sus tejados y murallas grises llenos de encanto.

Tras pasar nuestra primera noche en tren desde Xi'an llegamos a Pingyao con las primeras luces del amanecer. Afortunadamente, a pocos días de comenzar nuestro viaje por China decidimos reservar una habitación para dejar el equipaje y ducharnos antes de empezar a hacer la visita y antes de partir hacia nuestro próximo destino, Datong, esa misma noche. Así al llegar nos recogió en la estación el responsable del hotel de forma gratuita y nos dio los primeros consejos sobre qué ver y por dónde empezar.



Sobre las 9 de la mañana ya estábamos en marcha, hacia el cruce de las calles Norte y Oeste, donde se compra la entrada que da acceso a los museos, templos y murallas de la ciudad por 120 yuanes. Nada más llegar a ese punto pudimos comprobar como Pingyao mantiene intacto su encanto de ciudad medieval a pesar de recibir cientos de visitantes a diario.

Mapa de Pingyao

Dedicamos toda la mañana a visitar los museos y templos de Pingyao incluidos en la entrada y que se encuentran en las vías principales de la ciudad (marcadas en amarillo en el mapa que podéis ver más arriba).
Nan Dajie es la calle más famosa de Pingyao y en sus 440 metros se encuentran infinidad de tiendas, restaurantes y lugares de interés para visitar. La mayor parte de los edificios de esta calle datan de las dinastías Ming y Qing. Destaca sobre los demás la Torre de la Ciudad, con 300 años de antigüedad y que, como todos los miradores elevados, permite contemplar la imagen más bella de Pingyao: los grises tejados y calles decorados con infinidad de farolillos rojos, antiguas residencias con patios ajardinados, las sobrias murallas al fondo y en las afuertas un verde intenso que contrasta radicalmente con la ciudad.

Pingyao vivió sus mejores años bajo el mandato de los Qing, cuando los comerciantes crearon los primeros bancos y cheques del país para facilitar la circulación de ingentes cantidades de dinero de un lugar a otro. No es de extrañar, por tanto, que muchos de los museos sean precisamente bancos. Nosotros recomendamos visitar al menos uno de ellos, como el del banco Rishengchang, que pasó de ser un humilde taller de tintorería al primer banco de China.



También destacamos la escuela de artes marciales y las casas de los servicios de escolta. Éstos últimos resultarán de especial interés a aquellos que, como nosotros, se hayan "enganchado" en sus ratos de relax o esperas en aeropuertos a la serie china Longmen Express. También están el Museo del Periódico y el antiguo Edificio del Gobierno.

Tras ver los museos, nos dirigimos a la puerta sur de la muralla que si bien las vistas de éstas son bastante malas, permite ver las marcas del antiguo pavimento fruto del intenso tráfico de mercancias, justo bajo la puerta. Muy cerca se encuentra la puerta sur del inmenso Templo de Confucio. Saliendo por la puerta norte se encuentra a escasos pasos el otro templo incluido en la entrada, el de Cheng Huang

A la salida de nuestra penúltima visita del día aprovechamos para comer en uno de los restaurantes que hay frente al Templo de Cheng Huang. Teníamos muchas ganas de probar los famosos Kao Lao Lao y no nos defraudaron, al igual que los dumplings y la ternera de Pingyao que compartimos con un gato (no hubo manera de pedir sólo dos cosas).

Tras un breve descanso en el hotel, recorrimos sus patios, del mismo estilo que los de varios museos que habíamos visto por la mañana. ¡En Pingyao hasta los hoteles son auténticos museos! Y de ahí a nuestra última visita, la que nos hizo venir hasta Pingyao: sus murallas.

Tal y como nos recomendaron en el hotel, accedemos por la puerta norte (Gongji) y recorremos media muralla por el este hasta la puerta sur Ying Xun. Por el camino, totalmente en solitario, pudimos observar una vez más los tejados de Pingyao y, además, las torres de la muralla y varios conjuntos de estatuas.

Este recorrido desde "arriba" nos confirma lo que ya habíamos percibido por la mañana: por mucho que se empeñe la Lonely Planet, fuera de las calles principales sólo hay como mucho un par de callejones por los que merezca la pena deambular.



Empieza a anochecer, los farolillos rojos iluminan ahora las calles y con esta bellísima estampa de fondo y una cerveza china decimos adiós a un día perfecto en Pingyao. Nuestro próximo destino, tras la segunda noche consecutiva en tren, Datong y sus maravillosas Cuevas de Yungang y el Monasterio Colgante de Hengshang.



Datos prácticos
  • Cómo llegar: la mejor manera de llegar a Pingyao es en tren. Parten a diario desde Xi'an, Pekín y Datong y para aprovechar bien el tiempo lo mejor es viajar en tren nocturno (a ser posible en litera blanda). Los billetes de tren salen a la venta unos 10 días antes y sólo pueden comprarse en las mismas estaciones de tren o a través de agencias y hoteles pagando una comisión. Siendo nuestro viaje en agosto no quisimos arriesgarnos y compramos todos los dos billetes en tren nocturno (Xi'an - Pingyao y Pingyao - Datong) en litera blanda y el diurno de Datong a Pekín en asiento duro a través de la agencia Viajar por China. Para ver los horarios de trenes, precios, trayectos, etc. te recomendamos el artículo "Trenes en China".
  • Alojamiento: a pesar de no hacer noche en Pingyao, reservamos en el hotel Hongjintai Inn, a través de Ctrip, para así poder darnos una ducha tras la noche en tren y descansar a mediodía un rato. Además, contamos con servicio gratuito de transporte desde y hasta la estación de trenes. Todo por 17 euros.
  • Cómo moverse por Pingyao: aunque la estación de tren está relativamente cerca del casco histórico conviene reservar las fuerzas para andar luego por la ciudad. Una vez intramuros, se puede recorrer fácilmente andando o en bicicleta para los más osados. Está prohibida la circulación de vehículos, incluidas bicis, en el núcleo central de las calles principales.
  • Comidas: la gastronomía de Shanxi es la más acorde a nuestros gustos más vegetarianos y carnívoros que pescaderos. Las especiales locales son la ternera de Pingyao, que se sirve en lonchas y parece como carne curada; y los Kao Lao Lao, una especie de pasta en forma de panal de abejas. Nosotros nos vimos obligados a pedir un tercer plato que también nos encantó: dumplings de verdura también con forma de panal.

Especial China

No hay comentarios:

Publicar un comentario