Vietnam y Camboya, ¡allá vamos!

Las imágenes de los templos de Angkor Wat y los paisajes de la bahía del Halong llevan años rondando nuestras mentes. Y es ahora, con la familia completa, cuando por fin vamos a hacer realidad un sueño viajero: visitar Vietnam y Camboya.



Año tras año, cada vez que pisamos Fitur nos vamos derechos a los stands de Vietnam y Camboya. Hasta ahora, era sólo un sueño imposible ya que al tener las vacaciones obligadas en agosto y ser plena épocas de lluvias dábamos por hecho que no podía ser. Y de repente, este año, antes de ir a Fitur nos decidimos: nos íbamos a Vietnam y Camboya, si conseguíamos encajar todas las piezas del puzzle. Así que nos vamos no sólo en agosto con el calor, la humedad y la lluvia, sino con una peque de 4 años recién cumplidos y otra de año y medio. Quizá nos arrepintamos, quizá no lo disfrutemos como pensamos, puede que alguna se ponga mala... Todo es posible, pero de momento lo que tenemos es una ilusión enorme por hacer un sueño viajero realidad en familia.

Cierto es que hemos hecho bastantes cambios respecto al plan pre-niñas, que incluía la mayor parte del tiempo en Camboya, pero ahora no concebimos viaje sin ellas y lo que más felices nos puede hacer es estar todos contentos y disfrutando de las maravillas que seguro vamos a encontrar en estos destinos. En este post vamos a contaros nuestros preparativos, itinerario planeado, traslados, alojamientos, excursiones, etc.


Pasos previos

Al igual que nos ocurre siempre, es terminar de organizar un viaje (que no de realizarlo) y nos ponemos manos a la obra con el siguiente. Así, a falta de una semana para irnos a Malta los cuatro en diciembre, Vietnam pasó nuevamente por nuestra mente y ¡zas! Decidido. Al menos inicialmente, aún quedaba mucho por investigar.

Lo primero que hicimos fue tantear precios de vuelos, posibles itinerarios en líneas muy generales,  condiciones sanitarias básicas relacionadas con vacunación y recomendaciones en cuanto a la quimioprofilaxis de la malaria. Este punto era clave: si había que darles el tratamiento para la malaria a las peques cambiaríamos el destino. Mientras esperábamos la cita en la Unidad del Viajero del Carlos III fuimos recabando toda la información posible para el viaje y aquí nuestra ayuda fundamental fue una amiga que ha vivido varios años tanto en Vietnam, donde nació su hija, como en Camboya. Al plantearle la idea del viaje, su respuesta fue clara: ¡adelante! No hay mejor destino para ir con niños pequeños.

Además, acudimos un año más a los stands de Vietnam y Camboya para, ahora sí, conseguir toda la información y contactos de agencias locales posibles. Nos salió fenomenal hacerlo así en el viaje a Jordania y yendo con niñas nos pareció, de inicio, la mejor idea.

¡Tenemos el ok al viaje!

Acudimos por fin a la Unidad del Viajero del Carlos III, y aunque la cita para la Unidad del Niño Viajero en La Paz no era hasta un mes y pico después, lo que nos dijeran aquí para nosotros nos serviría para tomar la decisión. Vietnam costero era destino ya casi seguro ya que ninguna información sanitaria de fuentes fiables indicaba como recomendado el tratamiento antimalárico. El tema de Angkor Wat en Camboya ya no estaba tan claro. Pero al salir de la consulta quedó claro, enviamos varios mensajes a familiares y amigos confirmándolo: ¡nos vamos a Angkor! Así, descartados los planes B de Tailandia, más días en Vietnam, etc. ya sólo teníamos que definir bien el itinerario.

Los vuelos internacionales

Durante varios meses miramos a diario precios y opciones de vuelo con diferentes destinos y la combinación con vuelos internos, siempre con unas condiciones: para los vuelos internacionales una sola escala, que ésta fuera de la menor duración posible y que el horario de salida y llegada de todos los vuelos no fuera a horas intempestivas. Al poco de tener claro que nos íbamos a Vietnam y Camboya vimos la oferta que estábamos esperando: vuelo de ida de Madrid a Ho Chi Minh con escala de 1 hora y 20 minutos en Moscú y vuelta desde Hanoi a Madrid con escala de 2 horas en el mismo aeropuerto. El precio: 670€ por persona. Todo lo que llevábamos semanas viendo con nuestros requisitos no bajaba de 800€ así que dicho y hecho, ¡teníamos los vuelos internacionales! Ahora tocaba definir el itinerario, pero antes...

¿Con agencia o por libre?

Mientras esperábamos la confirmación del viaje escribimos a varias agencias de viaje especializadas en el sudeste asiático que conocimos en Fitur:
En todas nos preparaon un itinerario a medida, para hacer un viaje privado y según nuestras peticiones. Además, según nos fuimos documentando más y con lo que veíamos en foros y guías fuimos acotando más la ruta y todos fueron ajustando el itinerario y presupuesto según los últimos cambios. Cada una de las propuestas tenía puntos diferentes y muy interesantes, alojamientos y distintas opciones en destinos en los que teníamos más tiempo. Tras estudiar todas las propuestas, la adecuación a nuestras necesidades y los precios, nos quedamos con tres "finalistas", que son justo los tres primeros de nuestra lista. Y de ellos, si finalmente nos hubiéramos decantado por uno habría sido probablemente por Safron Travel porque a precios similares, desde el primer momento e incluso una vez comunicado que no haríamos el viaje con la agencia, la persona que nos atendió (Mr Phong) se volcó en adecuar todo el viaje a las pequeñas de la familia.

Entonces, ¿por qué descartamos esta u otras agencias? Porque al ir ajustando más y más cada día del itinerario, lo que añadíamos era flexibilidad, es decir, sin guías ni rutas fijas en cada momento para poder actuar según pudiéramos y quisiéramos los cuatro. En concreto, que si una peque se nos pone pachucha o diluvia, no tener la obligación de hacer una visita con un guía en una hora y día determinado. Contratar una agencia para sólo llevarnos de un sitio a otro y a los hoteles y crucero con los que ellos tienen acuerdos decidimos que no merecía la pena. Además, el consejo de nuestra amiga fue que lo hiciéramos por libre porque nos resultaría fácil incluso con niños.


Itinerario

Con los vuelos internacionales, la decisión firme de hacerlo por libre y tras consultar las opciones de vuelos internos, al final nuestra ruta ha quedado así:
  • Día 1: vuelo de Madrid a Moscú y de Moscú a Ho Chi Minh
  • Día 2: llegada a Ho Chi Minh a primera hora de la mañana. Día para acondicionarnos al país y al clima y dar un paseo por la ciudad.
  • Día 3: salida a primera hora en excursión al Delta del Mekong. Noche en Can Tho.
  • Día 4: visita al mercado flotante de Cai Rang y de vuelta directos al aeropuerto de Ho Chi Minh para coger el vuelo a Siem Reap.
  • Día 5: visita lo más destacado de los templos de Angkor, empezando con el amanecer en Angkor Wat, Ta Promh y el Bayón y la Terraza de los Elefantes en Angkor Thom.
  • Día 6: Excursión al Tonlé Sap, en concreto al pueblo de Kampong Khleang y a medio día vuelo de Siem Reap a Danang 
  • Día 7: Día de playa, piscina y relax en Hoi An
  • Día 8: visita de Hoi An
  • Día 9: excursión a My Son
  • Día 10: salida en taxi a Hue, parando en las Montañas de Mármol, China Beach y paso Hai Van
  • Día 11: visita de Hue
  • Día 12: salida del aeropuerto de Hue a Hanoi
  • Día 13: excursión a la bahía de Halong con noche en el barco
  • Día 14: regreso a Hanoi
  • Día 15: visita de Hanoi
  • Día 16: vuelo de vuelta de Hanoi a Madrid con escala en Moscú.

Este itinerario, aunque cubre prácticamente todos los imprescindibles de un viaje clásico por Vietnam y Camboya, es algo diferente y puede chocar. Por ejemplo: ¿por qué una visita tan expres a Angkor? ¿Y Sapa? ¿por qué saltar en medio del viaje a Camboya y no dejarlo al principio o al final? Pues todo tiene su porqué. El viaje está adaptado en primer lugar a las peques de la casa.

Dado que no queremos tener que darles tratamiento para la malaria y tampoco queremos que tengan que ir cubiertas de arriba a abajo de ropa y/o repelentes (la más peque aún no habrá cumplido los dos años) minizamos las zonas de más riesgo. Y evitamos también los transportes largos o en horas intempestivas.

Ver en condiciones los templos de Angkor implicaría muchas horas y muchas caminatas con lo que con esta primera visita nos conformamos, y de sobra, con lo más básico en un solo día.

En cuanto a Sapa, aunque seguro que los paisajes son impresionantes, en China nos dimos una buena panzada a ver bancales de arroz antes de ser cuatro, así que lo posponemos también para un segundo viaje.

Traslados

Los traslados más largos vamos a realizarlos en avión, cogiendo en total tres vuelos internos: de Ho Chi Minh a Siem Reap, de Siem Reap a Danang y de Hue a Hanoi.

En cuanto a traslados de los aeropuertos a los hoteles ya tenemos contratados todos los transfer con los hoteles directamente porque no queremos líos ni problemas recién aterrizados. Varios traslados forman parte de las excursiones que hacemos ese día y otros son servicios gratuitos así que afortunadamente aquí ahorramos un poco.

El único traslado largo que no tenemos aún reservado es el de Hoi An a Hue, que realizaremos con un taxi y que negociaremos allí, sabiendo ya de antemano que nos va a tocar regatear duro.

En las ciudades nos moveremos andando principalmente o en taxi, tuk tuk o transporte público para llegar, por ejemplo, a My Son, Angkor...

Excursiones

Desde aquí llevamos tres excursiones ya reservadas y pagadas:
  • Delta del Mekong: tenemos una excursión de dos días con la agencia Asiática en tour privado para los cuatro. Tenemos que hacerlo así, a medida, porque al día siguiente tenemos que estar de regreso en el aeropuerto de Ho Chi Minh a las 14:00. A cambio, esa mañana nos tocará un buen madrugón para ver el mercado flotante de Cai Rang. Nos ha costado la excursión de día y medio con noche en hotel en Can Tho incluida 400$ la familia completa.
  • Tonlé sap: dado que nuestra estancia en Camboya es muy corta, queremos aprovechar lo posible el tiempo allí, así que para el día que sale nuestro vuelo a mediodía de vuelta a Vietnam, hemos contratado por la mañana la excursión con Buffalo Trails al lago y al pueblo de Kampong Khleang, con regreso directo al aeropuerto de Siem Reap. Nos ha costado a los cuatro 151$
  • Bahía de Halong: en nuestro caso queríamos algo diferente a lo habitual pero a la vez en buenas condiciones y, sobre todo, que no fuera mucha paliza para las peques siendo ya la recta final del viaje. Nos recomendaron hacerlo con Eco Friendly, que parten desde Cat Ba. Sin embargo, la necesidad de cambiar de embarcación, los posibles problemas en caso de fuertes lluvias y el precio nos echaron para atrás. Tras días de búsquedas y más búsquedas, encontramos la solución que mejor nos encajaba: Orchid Cruises, salen también de Haiphong (dos horas de camino desde Hanoi en lugar de las cuatro que se tardan a Halong), como Eco Friendly, pero es un barco grande, sin necesidad de hacer transbordos ni más complicaciones y, además, nos facilitan una habitación con cama supletoria y cuna también. Con las páginas de reservas se nos iba muchísimo de precio pero probamos a contactar con ellos directamente y nos dieron la oferta especial de 450$ los cuatro, lo mismo que nos costaban otros de menor categoría y con la ruta clásica.


Alojamientos

Ya llevamos reservados desde Madrid todos los hoteles donde nos vamos a alojar y en muchos de ellos también los traslados desde el aeropuerto. Para este viaje hemos buscado hoteles que cumplieran estos requisitos:
  • Buena puntuación de los clientes
  • En pleno centro
  • Piscina en ciertos destinos
  • Habitaciones cómodas para estar los cuatro (con camas supletorias, habitaciones triples, cunas...)
  • Precio inferior a 100€ la noche
Así, con todo esto, los hoteles elegidos son los siguientes:


Visados

Con el tema visados hemos tenido un verdadero quebradero de cabeza durante meses con el de Vietnam. Queremos llevar todo el papeleo posible resuelto desde aquí pero al ver lo que nos cobraban en la embajada (94 euros cada uno) cambiamos de idea porque era más del doble que haciéndolo allí.

Yendo 15 días no hacía falta visado pero al entrar dos veces en el país cambiaba la cosa así que decidimos esperar porque la legislación que había estaba vigente hasta el 30 de junio. Confirmado que seguía todo igual tanteamos las tres agencias que menciona el Ministerio de Asuntos Exteriores en sus recomendaciones de viaje. Y a la vez preguntamos a las dos agencias con las que habíamos contratado las excursiones del delta del Mekong y la Bahía de Halong. Dos de las agencias del Ministerio y Asiática (la del delta del Mekong) nos dieron la misma opción: entrar la primera vez al país sin visado y solicitar uno de una sola entrada al volver a entrar. Nos sonaba raro pero confirmando en el foro de Los Viajeros, salimos de duda. Así que finalmente nos han gestionado la carta los de Asiatica, completamente gratis, y cuando lleguemos al aeropuerto de Danang pagaremos los 25$ cada uno por el sello. Es decir, el visado de los cuatro nos sale al precio de uno en la embajada.

El de Camboya lo hemos sacado directamente online para así evitarnos colas y esperas en Siem Reap. Se puede hacer en este enlace.

Vacunas

Finalmente, a los adultos sólo nos pusieron la de la Hepatitis A y tomada la de la fiebre tifoidea. A las peques solamente la primera. Eso sí, vamos cargados de repelente deet y ropa lo más cubierta posible sin que se asfixien para ellas. También llevaremos el botiquín habitual para un viaje de aunque sean dos días: apiretal, dalsy, suero oral, suero fisiológico monodosis, cremas varias, arnidol...

¿Y qué nos falta?

Pues a un mes de que empiece la aventura sólo nos queda seguir estudiando vietnamita con la app de Mondly y terminar de hacer nuestros "papelitos", que no es sino transcribir en hojas individuales lo más destacado de cada destino que queramos leer in situ. Así, aunque llevemos la guía, no necesitamos cargar con ella durante el día y según acabamos un destino, su papelito correspondiente se va a la basura y aligeramos equipaje.

Lógicamente también nos queda hacer el equipaje, tarea ardua para colocar de la mejor forma posible lo necesario para los primeros cinco días que como veis vamos a la carrera de avión en avión, pasando por barcos, coches...

¿Cómo nos irá en nuestra primera aventura asiática con peques? Os lo contaremos a la vuelta. Y bueno, también a través de redes sociales lo que nos permita el tiempo y la conexión:

No hay comentarios:

Publicar un comentario