3 días en Alsacia en Navidad

Pueblos medievales, preciosos paisajes, gente encantadora y gastronomía franco-alemana de 10. Alsacia siempre merece una visita pero en Navidad se vuelve mágica. Aprovechamos un puente de diciembre para volver a Colmar y Estrasburgo y descubrir los pueblos de Eguisheim, Riquewihr, Kaysersberg y Ribeauville. Te contamos qué ver en 3 días en Alsacia en Navidad.

Si quieres vivir una Navidad de cuento no hay mejor sitio que Alsacia. Como diría el gran Billy Mack, «la Navidad está en todas partes«.

Hasta ahora, habíamos estado en varias ocasiones en esta maravillosa región como parte de nuestros viajes en coche por Europa en verano. Merece muchísimo la pena viajar a Alsacia en periodo estival porque, además, se puede combinar con la Selva Negra en Alemania, con alguna zona de Suiza…

Tras un intento fallido en 2020 por la pandemia, al año siguiente pudimos al fin conocer esta preciosa zona bajo el embrujo del espíritu navideño:

Así fue nuestro viaje de 3 días en Alsacia en Navidad, con excursión a la casa de Papá Noel en Rochers-de-Naye (Montreux), Suiza

¿Qué ver en un viaje a Alsacia en Navidad?

Cada año más y más turistas y locales visitan esta zona en cuanto arrancan los mercadillos navideños, normalmente a finales de noviembre, y los encantadores pueblos alsacianos se visten por completo de Navidad. Cada pueblo tiene sus peculiaridades y celebraciones que los hacen únicos y que hacen que resulte complicado elegir cuando se tienen pocos días.

3 días en Alsacia en Navidad
Así decoran las fachadas de las casas y las tiendas en Alsacia en época navideña

Aunque lo habitual es viajar en avión a algún aeropuerto cercano, como el de Basilea, nosotros hicimos el viaje en coche desde Madrid hasta Alsacia, parando una noche en Burdeos a la ida y volviendo por Suiza para conocer la casa de Papá Noel en Rochers-de-Naye (Montreux). Unos 3.500 km. ¿Un poco paliza para 5 días? Sí, pero mereció totalmente la pena.

3 días en Alsacia en Navidad
Después de ver a Papá Noel pasamos un buen rato jugando con la nieve que rodea su casa en Rochers-de-Naye

En Alsacia nos quedaron un total de 3 días completos, por lo que optamos por alojarnos en Beblenheim, un pueblecito pegado a Riquewihr, pero sin la afluencia y precios de éste. Desde allí visitamos Eguisheim y Colmar un día; otro los pueblos de Ribeauville, Riquewihr y Kaysersberg; y otro para Estrasburgo.

Colmar

Historia y cultura. Casitas de colores y madera, canales, coquetas plazas y unas calles llenas de vida todos los días del año. Así es Colmar, una de las principales ciudades de Alsacia que en Navidad se llena de luces, mercadillos y decoraciones.

«Iluminada y decorada como en un cuento de hadas», así lo definen en la página web dedicada a la Navidad en Colmar. Y no es para menos. Nada menos que seis son los mercadillos navideños que alberga la ciudad, llegando a fusionarse unos con otros entre las callejuelas y plazas medievales y sus famosos canales.

A ello se unen los habitantes de la ciudad y las tiendas y restaurantes, que decoran al detalle cada fachada con adornos navideños y luces.

Nosotros llegamos a Colmar al atardecer, después de visitar el cercano pueblo de Eguisheim (os lo contamos más abajo). Así fue nuestro recorrido de 4 horas en Colmar, ya de noche y bajo un buen manto de agua:

¿Qué ver y qué hacer en Colmar en Navidad?

Desde la oficina de turismo (en la calle Unterinden) hasta la pequeña Venecia, lo mejor es dejarse llevar (y perderse un poco) por las luces, la música y los olores de los puestos de comida de los mercados navideños.

En la plaza de la Catedral se ubica el mercado Gourmet, ideal para hacer una parada para un buen vaso de vino caliente (tinto o blanco), un delicioso pan de especias o algún plato más contundente fusión de la cocina francesa y alemana típica de esta zona: tartiflette, chucrut, salchichas…

Mención especial merece la iluminación de las fachadas en Little Venice, un espectáculo que tiene lugar cada pocos minutos en cuanto cae la noche. También hay pequeñas atracciones para niños en las plazas del centro.

Desde la última semana de noviembre y hasta finales de diciembre Colmar se viste de Navidad. Para consultar las fechas concretas y los eventos especiales lo mejor es consultar la página web oficial «La magie de Noël a Colmar«.

Estrasburgo

Capital europea (es sede del Parlamento Europeo) y capital de Alsacia, Estrasburgo es una de las ciudades más bellas y con más ambiente de Francia en todas las épocas del año.

Desde la plaza de la Catedral hasta la Petit France, recorrer el centro histórico de Estrasburgo es un viaje a la Edad Media más festiva. Con el buen tiempo las terrazas invaden el centro histórico mientras que en Navidad lo hacen los mercadillos navideños, de entre los que destacan los 5 de la Grande Île. Y es que, desde finales de noviembre, Estrasburgo es también la capital de la Navidad.

Estrasburgo lo conocíamos de antes. Siempre que pasábamos por la zona en uno de nuestros viajes en coche, hacíamos al menos una parada de un par de horas porque es una ciudad que nos tiene enamorados. Pero siempre en verano.

Al tener tan pocos días, pensamos no ir en esta ocasión porque con Colmar y los pueblos ya íbamos a vivir la Navidad de Alsacia. Menos mal que al final cambiamos de idea. Como se nos dio bien el viaje a la ida (madrugando muchísimo, todo hay que decirlo), pudimos ver Eguisheim y Colmar en el día de camino y Ribeauville, Riquewihr y Kaysersberg el segundo día en Alsacia; y así, dedicamos el tercero íntegro a Estrasburgo.

Así fue el día que pasamos en Estrasburgo en Navidad:

¿Qué ver y qué hacer en Estrasburgo en Navidad?

Además de recorrer todo el casco histórico, la «Grande Île», desde la Petit France a la Catedral, pasando por las diferentes calles y plazas, no te puedes perder los mercados de Navidad más famosos.

Nosotros empezamos la ruta por la Petit France, que es una de las más bonitas de la ciudad pero la menos navideña, si es que hay algo menos navideño en Alsacia en diciembre. Callejeando por varios mercadillos más pequeños, se llega hasta el de la plaza de la Catedral, que por su ubicación es espectacular. Además, cuenta con un carrusel de dos plantas precioso ideal si viajas a Alsacia con niños.

Para nosotros, los dos mercadillos que más merecen la pena como tal, además del de la plaza de la Catedral, son los de la plaza Kléber, con su abeto gigante de 30 metros y el Christkindelsmärik, en la plaza Broglie. Éste se realiza desde el año 1570, siendo así uno de los más antiguos del mundo. El más antiguo del mundo, de 1434 es el de Dresden, otra escapada navideña que os recomendamos.

Los puestos de los mercados de Kléber y Broglie son aún más especiales y es una gozada recorrerlos con un buen vaso de vino caliente con especias. Aunque para comer el más famoso es de la explanada del palacio de Rohan.

La Navidad arranca en Estrasburgo la última semana de noviembre y permanece hasta finales de diciembre. De todos modos, para consultar las fechas concretas y los eventos especiales lo mejor es consultar la página web oficial «Strasbourg, capitale de Noël«.

Qué hacer y qué ver en Eguisheim en Navidad

El pequeño pueblo de Eguisheim, a las afueras de Colmar, parece sacado de un cuento de hadas. Su casco histórico, distribuido de forma circular, se recorre cómodamente a pie en unos minutos, pero al llegar allí el tiempo se detiene. Nada mejor que pasar al menos un par de horas contemplando cada calle, cada plaza y cada fachada de uno de los rincones más bonitos de Alsacia.

Junto al mercado navideño, en Eguisheim cuentan con un calendario de adviento gigante que cada día, del 1 al 24 de diciembre, a las 18:00 abre una de sus ventanas. Está ubicado en la Place du château Saint Léon. En la página web de turismo de Eguisheim y Rouffach figuran todos los horarios y fechas de los distintos eventos navideños de ambas localidades.

Aquí tienes nuestro recorrido navideño de un par de horas por Eguisheim:

Qué hacer y qué ver en Ribeauville en Navidad

Aunque Ribeauville es, en nuestra opinión, el pueblo más «prescindible» en un viaje a Alsacia, precisamente para visitar la zona en Navidad es el primero que no te puedes perder. Junto a las decoraciones navideñas y solo durante dos fines de semana al año, Ribeauville acoge un mercado medieval de Navidad único en la zona.

En la calle principal y las plazas aledañas se ubican desde mini-granjas con animales (los mismísimos camellos de los Reyes Magos incluidos) hasta prensas y demás artilugios medievales para hacer de zumo de manzana in situ. Juegos, pasacalles, música y teatro en vivo completan un recorrido que de normal no lleva más de 20 minutos pero del que no querrás salir en al menos 3 horas.

Eso sí, es tan único que todo el mundo quiere verlo en los 4 días que tiene lugar, así que las aglomeraciones están aseguradas. En la web de turismo tienen toda la información sobre la Navidad en Ribeauville y las fechas en las que se celebra el mercado medieval.

Así fue nuestra visita al mercado medieval de Navidad de Ribeauville:

Qué hacer y qué ver en Riquewihr en Navidad:

Si tuviéramos que elegir el pueblo más bonito de Alsacia, nos quedaríamos con Riquewihr. Rodeado de viñedos, su casco histórico gira en torno a la empinada calle principal, rodeada de fachadas de colores y madera. Es tan bonito que se dice que podría ser la inspiración del pueblo de La Bella y la Bestia (también lo dicen de Eguisheim y Kaysersberg).

A cambio, en el tema navideño es el menos original. Que no quiere decir que no lo llenen de adornos y luces y, por supuesto, cuenta con su propio mercado de Navidad. Al ser tan bonito de base, no importa cuando vayas a Alsacia: Riquewihr es parada obligada.

En la web de turismo de Navidad en Alsacia figuran los horarios y actividades para realizar en Riquewihr.

Así fue nuestro recorrido por Riquewihr:

Qué hacer y qué ver en Kaysersberg en Navidad

Hace unos años, Kaysersberg se alzó con el título de pueblo más bonito de Francia. Y no es para menos. A sus calles medievales y sus coloridas fachadas se une un paisaje de ensueño. El río Weiss atraviesa el pueblo y en una de las laderas próximas se encuentra un castillo del siglo XIII.

Pasear por Kaysersberg, es no dejar de abrir la boca de admiración en cada calle. Cuando ya estás saliendo del pueblo y parece que se ha acabado lo mejor, llega el juguetón río para dejarte, una vez más, sin palabras.

En Navidad, además del mercado navideño, los adornos se distribuyen por todo el centro, incluyendo un Belén en la Fuente de Constantino.

En la página web de la oficina de turismo de Kaysersberg figuran todos los horarios y fechas navideñas.

Así fue nuestra visita de Kaysersberg:

Visita a la casa de Papá Noel en Suiza

Como el viaje por Alsacia lo hicimos en coche desde Madrid, en el último momento decidimos hacer un cambio en el camino de vuelta para añadir, por tan solo unos pocos kilómetros más, una visita muy especial que sirviera de guinda para este viaje tan navideño: la casa de Papá Noel en Rochers-de-Naye (montreux).

Desde la estación de tren de Montreux (que también lo da todo en Navidad para quiera pasar allí más tiempo) sale varios días a la semana un tren cremallera hasta Rochers-de-Naye. Allí, además de las montañas nevadas, se encuentra la casa donde Papá Noel pasa unos días antes de emprender su viaje alrededor del mundo la noche del 24 de diciembre.

El viaje con niños a Alsacia y a la casa de Papá Noel en Montreux lo cuentan mejor Nuria y Alicia, pero al menos aquí ponemos el vídeo de ésto último:

Información de interés

Cómo llegar

Para un viaje de pocos días para conocer Alsacia en Navidad lo habitual es hacerlo en avión. Cuando nosotros hemos tanteado estas opciones siempre hemos obtenido los mejores precios volando al aeropuerto de Basilea, mucho más económico que Estrasburgo, y relativamente cerca.

Sin embargo, nosotros lo hicimos en coche desde Madrid aprovechando un puente de diciembre de 5 días. Esta fue nuestra ruta:

  • Primer día: salida del trabajo y del cole en Madrid a mediodía y directos hasta un hotel a las afueras de Burdeos (aquí te contamos qué ver en un día en Burdeos), donde llegamos sobre las 21:00.
  • Segundo día: comenzamos la ruta a las 4:00 de la madrugada para llegar a Eguisheim a las 11:00. Visitamos Eguisheim y Colmar.
  • Tercer día: visitamos el mercado medieval de Ribeauville durante la mañana, Riquewihr por la tarde y Kaysersberg al anochecer.
  • Cuarto día: día completo en Estrasburgo.
  • Quinto día: salida a las 6:00 de la madrugada rumbo a Montreux, tren a Rochers-de-Naye y a mediodía rumbo a un hotel a las afueras de Perpignan.
  • Sexto día: salida de madrugada para llegar a primera hora de la tarde a Madrid.

Cómo moverse

Aunque las ciudades y pueblos de Alsacia están bastante cerca, lo más cómodo es ir en coche. Si viajas en avión lo puedes alquilar en el mismo aeropuerto.

En cuanto al aparcamiento, nosotros pudimos aparcar gratuitamente y sin problema en Eguisheim, Ribeauville y Kaysersberg. En Riquewihr, al ser más pequeño y tan turístico tuvimos que dejar el coche en un pequeño descampado junto a los viñedos y dar un paseo de unos 20 minutos hasta el centro.

Para Colmar y Estrasburgo optamos por parkings de pago, lo más cercanos posibles al centro. Así, en Colmar queríamos aparcar en el parking del ayuntamiento, como habíamos hecho otras veces en verano, pero estaban muchas calles cortadas, todo lleno y, además, diluviando, así que acabamos en el de la Montagne Verte e hicimos la ruta al revés (empezando el la Petit Venise).

En Estrasburgo nos pasó lo mismo, toda la isla estaba cortada al tráfico con lo que en lugar de aparcar en el parking de la plaza Gutenberg, acabamos en el de la Petit France (al otro lado del río).

Dónde alojarse

Teniendo coche, lo más cómodo es alojarse en cualquier punto entre Colmar y Estrasburgo. Por los precios, por la cancelación gratuita hasta el día de antes y por comodidad para aparcar el coche en el propio apartamento, nosotros optamos por Beblenheim. También pasamos una noche en Burdeos y otra en Canet-en-Roussillon. Estos fueron nuestros alojamientos:

  • Burdeos: My hotel, a través de booking, 66€ una noche para los cuatro. Perfecto para lo que necesitábamos: un sitio limpio con baño y camas, con autochecking, para parar al lado de la carretera a dormir.
  • Beblenheim, Alsacia: apartamento Gites Marschall Jean-Pierre, a través de booking, 240€ tres noches para los cuatro. Maravillosos los propietarios, el alojamiento y el entorno. El único pero es que nos cobraron las toallas sin haberlo indicado anteriormente ni en la web ni en la reserva.
  • Canet-en-Roussillon: apartamento Terrasse vue Mer, a través de booking, 56€ una noche para los cuatro. Demasiado alejado de la carretera para las horas a las que llegamos. Además, pasamos bastante frío porque es una casa de playa en toda regla y nos cobró 20€ por las sábanas viejas y algo sucias para dormir una sola noche dos niñas en un sofá cama y dos adultos en otra cama.

Dónde y qué comer

En Alsacia se junta lo mejor de la gastronomía francesa y de la alemana. Así, junto a las tartiflette (aquí en versión queso Münster, aún mejor en nuestra opinión), se encuentran los platos de Sauerkraut (chucrut), Spaetzle, salchichas

En Navidad en todas las panaderías y mercadillos se pueden comprar distintas variedades del pain de d’Épices (bizcocho con especias y, en algunos casos, frutos secos).

Alsacia es zona de viñedos y aunque cuentan con todo tipo de vinos, los más famosos son los blancos. Por eso, al tradicional vino tinto caliente con especias, en todos los puestos hay su versión en vino blanco. Deliciosa.

Por la cantidad de gente y lo apretado de nuestro viaje en tiempos, nosotros comimos todos los días en la calle, en puestos de los mercados navideños. La oferta es suficientemente amplia para no cansarse y dar gusto a todos los miembros de la familia.

A cambio, los desayunos y la mayoría de las cenas los hicimos en el apartamento con lo que compramos en supermercados, incluidos productos locales como frutas,embutidos, quesos y vinos, que en las tiendas turísticas salen bastante más caros.

Más información


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *